Corazón de Tinta - Cornelia Funke (Corazón de tinta #1)

Inkheart - Cornelia Funke, Anthea Bell

Tres estrellas, y explico el porqué. Esta es la historia de Meggie, una niña de 12 años que vive junto a su padre, Mo, y que ama los libros con escándalo, fundamentalmente porque su papá es un restaurador de libros súper seco que la ha criado rodeada de libros y de historias bakanes. La vida es tranquila hasta que llega un tipo medio extraño en medio de la noche, habla con el papá y al otro dia están arrancando a la casa de una tia de la niña. En el camino te explican un poco la historia, y es que hay un tipo (Capricornio) que es todo malote y junto a sus secuaces quieren atrapar a Mo porque él tiene el talento de hacer que mediante la lectura en voz alta, salgan personajes del libro directamente a la vida real. Entremedio nos enteramos que los malotes salieron de un libro en particular, que quieren que Mo les saque más cosas del libro y después destruirlo. Pero Mo no quiere porque... ya, hasta ahí no más, para no spoilear, pero parte wena la cosa.

 

Lo primero que me gustó del libro es que cada capítulo lo empieza con una cita de un libro relacionada con lo que el capitulo va a tratar, y varias veces citó a "La Princesa Prometida" de William Goldman, y a Roald Dahl. Tú me citas a la Princesa Prometida y altiro te ganaste un queque, así que partimos súper bien, Cornelia. Además, apenas empiezas el libro te das cuenta que viene desde un nerd de libros (la autora) hacia otro nerd de los libros (el lector), porque te mete en la historia cosas como oler el libro o hacerle cariño a la tapa antes de abrirlo, así que te sientes identificada altiro, aunque OBVIAMENTE que yo no hago eso, porque es de gente loca, ná que ver :)

 

Pero a pesar de esas cosas maravillosas, y de lo mucho que me gustó la idea del libro, siento que me quedó debiendo cosas. La historia pintaba para mucho más, pero se quedó ahí no más. Tal vez es porque su publico objetivo es adolescente/infantil, pero encontré que los personajes estaban muy poco profundizados, y habitualmente los adultos tenían las mismas reacciones tontas de Meggie. En Meggie te lo acepto porque es chica y de un día para otro le cambian el mundo, pero no hay justificación para que todos los personajes sean tan cambiantes o derechamente pasteles. Y si la razón para la liviandad de los personajes es que tu target es el regalón de la casa, no me podís hacer un libro de 600 páginas donde el lector más esmerado se aburre si alargas mucho la historia. Le funcionó a la Rowling, porque ella es la más linda del mundo, pero no le funciona a todo el mundo, así que vayamos resumiendo mejor.

 

En fin, estuvo divertido, me gustó leer este libro, pero no sé si seguiré leyendo el resto de la saga, a menos que algo me indique que los adultos maduraron :)